Category Archives: Cuidado_del_mes

No descuides la parte superior de tu ropero

Conoce cuál es el peso permitido en la parte de arriba de tu ropero y el cuidado que debes tener.

 

Al adquirir uno o más roperos para las habitaciones de nuestros hogares, no cabe duda que resolvemos cómo mantener nuestra ropa protegida y en orden. No obstante, en ocasiones nos olvidamos del peso permitido en la parte superior de los roperos.

Por eso, a continuación, te entregamos algunos puntos que debes tener en cuenta para que tu ropero no se dañe por el peso, dure el tiempo indicado y en un excelente estado.

1.

Una maleta mediana vacía puede pesar entre 1,6 y 2 Kg, por ende, si la vas a archivar sobre la parte superior de tu ropero, trata de no colocar tantas cosas dentro de ella. Esto teniendo en cuenta que si la medida de tu ropero está entre 1.00 y 1.20 mts, el peso de los objetos que colocas en la parte superior debe ser hasta 10 Kg.

2.

Otro de los objetos que más colocamos en la parte superior de los roperos son los libros, los cuales si se ponen en grandes cantidades pueden desajustar poco a poco el mueble, hasta llegar a dañarlo. Un libro de 100 hojas (200 páginas), puede pesar 235 gramos (0,2 Kg). ¡Sería bueno seleccionar los documentos que deseas conservar!

3.

Cuando el ropero tiene medidas entre 1.50 y 1.80 mts, el peso permitido de los objetos que colocas en la parte de arriba del armario no debe superar los 18 Kg. En ocasiones, con los juguetes de los niños, pañales u objetos de bebés superamos este peso, causando deterioro a la superficie

4.

La parte superior del armario no es una bodega. Si tu ropero tiene una medida de 2.00 mts, el peso permitido en la parte superior es hasta 20 Kg. Por ejemplo, con la decoración y el árbol de Navidad que colocas en este espacio se suma bastante peso. El solo árbol puede tener un peso aproximado 6.9 Kg.

5.

Asimismo, teniendo en cuenta que un niño de 7 años, de estatura promedio, puede llegar a pesar entre 21 y 27 Kg, debes evitar que intente subirse a la parte superior de un armario de 2.20 mts, cuyo peso no debe superar los 25 Kg.

6.

Si abusas del peso en la parte superior de tu armario, esta puede ceder, romperse y dañar la parte interna del mueble. De igual forma puede llegar a estropear tu ropa y demás pertenencias.

Para mayor información sobre el cuidado de tus salas, consulta aquí el manual de uso y cuidado.

¿Te resultó útil este artículo? 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Compártelo con tus amigos.

WhatsApp
Facebook
Twitter

El comedor blanco y su fácil limpieza

Conoce la forma correcta de mantenerlo reluciente para usar con familiares o amistades.

El comedor es el espacio donde nos podemos reunir con nuestra familia y amigos, conversar sobre diversos temas, contar largas historias de lo que nos ocurre en el día o degustar deliciosos platillos preparados por nuestros seres queridos. No obstante, algunas veces nos preocupamos cuando tenemos esos encuentros porque queremos que la superficie de nuestra mesa permanezca intacta, que no se raye, ensucie o deteriore.

Esta vez queremos dedicar esta nota a enseñarte cómo puedes limpiar la superficie de tu comedor blanco sin sentirte frustrado en el intento, además de presentarte por qué el uso del periódico para dicha limpieza no es el ideal.

La mayoría de personas creen que utilizar periódicos o revistas es ideal para limpiar el comedor, no obstante, es importante que sepas que las tintas negras de los periódicos son elaboradas en base acuosa (húmeda) y utilizando carbón para dar el color o derivados.

1.

Evita limpiar la mesa con periódico o papeles que hayan absorbido tintas. Cuando este papel haya tocado el agua comenzará a disolverse, haciendo que manche la superficie blanca.

2.

Las manchas dejadas por los periódicos en las superficies son muy fuertes, por eso al intentar retirarla puedes causarle algún daño peor al comedor.

3.

Algunas personas no solo usan el periódico o revistas para limpiar, también lo utilizan como protector para el polvo o como individuales para un recipiente, lo que es totalmente un error. Esta práctica conlleva a manchas y marcas no deseadas.

4.

En cuanto al periódico otro de sus puntos negativos para la limpieza es que es muy frágil, se rompe fácilmente, lo que ocasiona suciedad, manchas y desorden.

5.

La durabilidad y limpieza de tu comedor blanco depende de los productos e implementos correctos que utilices, que también pueden estar al alcance de tu mano.

Hay enemigos para la limpieza de la superficie de los comedores blancos, por esta razón te presentamos estos tips para que tu comedor esté siempre limpio y brillante, y además te olvides del uso del periódico o revistas.

TIP 1:

Si usas blanqueadores, detergentes, solventes o varsol para la limpieza de la superficie blanca, aunque creas que esta permite que esté siempre aseada y sin residuos alimenticios, la realidad es que estos productos químicos roban el brillo de tu comedor, dándole un aspecto opaco.
Recuerda que los detergentes son una mezcla de muchas sustancias como sulfato sódico, enzimas, agua, perborato sódico (químico usado en blanqueadores), colorantes, perfumes, sustancias fluorescentes, que al tener contacto con la pintura reaccionan de manera desfavorable tomando un color diferente al blanco. 

TIP 2:

Si la superficie de tu comedor blanco está manchada, te sugerimos no usar esponjillas o cepillos de cerdas gruesas para limpiarlo, ya que le puede causar daños permanentes como peladuras y rayones.

TIP 3:

Si bien la tinta de los periódicos es una de las peores manchas para los comedores blancos, también te proponemos evitar realizar actividades de dibujo artístico o técnico sobre estas superficies, ya que la tinta de los lapiceros y el uso de crayolas y colores pueden ocasionar manchas de difícil retiro y que en ocasiones pueden dañar por completo tu mesa.

TIP 4:

Por último, te sugerimos que, para limpiar regularmente la superficie de la mesa, usa un paño blanco de microfibra solo con agua, pásalo suavemente sobre la parte que deseas hasta que esté completamente nítido, así evitarás que pierda su brillo. Es importante que el paño sea blanco, ya que, si lo utilizas de otro color, este puede desteñir y causar un problema mayor a tu superficie, como alterar su tono original.

Recuerda que en Jamar queremos tener familias felices, por tal motivo si colocas en práctica estos consejos puedes mantener tu comedor impecable para los encuentros que tanto disfrutas con las personas que quieres.

Para mayor información sobre el cuidado de tus salas, consulta aquí el manual de uso y cuidado.

¿Te resultó útil este artículo? 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Compártelo con tus amigos.

WhatsApp
Facebook
Twitter

¿Te gustaría que las patas metálicas de tus muebles estén siempre relucientes?

Conoce cómo el polvo y la humedad oxida las patas metálicas de tus muebles y aprende a cuidarlas para que siempre estén ¡cómo nuevas!

Siempre pensamos que el polvo solo está en las calles, cuando un auto pasa de manera rápida o que el día está húmedo cuando hay neblina, la temperatura está baja y hace algo de frío. Sin embargo, en nuestro diario vivir, siempre existen estos dos componentes que son los causantes de que el metal que hay en las patas de tus muebles tenga una apariencia de vejez y mal cuidado: el polvo y la humedad.

Este disolvente universal, como es llamado, y que es necesario para nuestra supervivencia, es usado también en los hogares para la limpieza de los pisos, tanto, que lo combinamos con otros productos químicos para humedecer traperos, escobas y paños; y que, al momento de usarlos tocamos las patas de los muebles causándole deterioro en corto tiempo.

 

1.

Al momento de realizar aseo en tu hogar, evita que el trapero mojado entre en contacto con las patas de los muebles, ya que la humedad que arroja genera que vayan tomando un color naranja y luego se forme una marca rojiza o color marrón de muy mal aspecto, dando la sensación de descuido.

2.

Si lavas el piso de tu casa con mangueras o cualquier recipiente que lance agua, protege los muebles, cúbrelos o colócalos en otro sitio. Así evitarás, salpicar las patas y que por ende su material se deteriore, que se produzca una textura gruesa en la corteza del metal cromado.

3.

No limpies las patas con trapos húmedos, lo mejor es hacerlo con uno seco. Recuerda que el agua no es compatible con el metal, que es el principal componente de las patas.

4.

Debido a los componentes químicos que tienen, te sugerimos tener mucho cuidado cuando apliques spray contra los insectos. Procura utilizarlos lejos de las patas de tus muebles. Los spray contienen: glicerol, perfume fantasía, etanol, alcanfor, propelentes, entre otros químicos disolventes que pueden deteriorar el material de las patas.

5.

Si tienes una visita en casa y por accidente alguien derrama algún líquido sobre un sofá, evita que el producto con el que estás limpiando el daño entre en contacto con las patas de tus muebles.

6.

En resumen, si las patas entran en contacto con el agua o la humedad, sécalas inmediatamente, no dejes que se escurran solas, así evitarás que tu mueble se termine malogrando y adquiriendo ese horrible aspecto. Si no actúas a tiempo puede terminar en corrosión, que es el deterioro de un objeto de metal, ocasionado por una reacción electroquímica que normalmente llamamos oxidación.

Ya te dimos unos tips para que la humedad no afecte las patas metálicas de tus muebles, y ahora también tienes que prestar atención a estos consejos relacionados con el polvo y los daños que puede causar.

No dejes que el polvo se acumule en las patas de tus muebles, ya que pueden perder su brillo original. Trata de limpiar el polvo con un paño blanco y seco, de 2 a 3 veces por semana. Esto ayuda a que las patas metálicas se vean relucientes y siempre luzcan como nuevas.

Al barrer en la casa, el polvo se deposita en muchos lugares de nuestros muebles, sobre todo en las patas. Por eso, es vital que tengas cuidado al realizar esta actividad y limpiarlas de inmediato o colocar unos protectores mientras barres.

Si deseas que la pata se vea reluciente, puedes aplicar cremas para brillo de metales, son muy fáciles de encontrar en ferreterías y en almacenes que vendan productos para el hogar. Esto debe aplicarse también con un paño blanco y seco, las veces que consideres necesario.

En temporada de brisas, el polvo es el protagonista en los hogares, causando suciedad en los muebles y deteriorando la apariencia de las patas. Pero, si no puedes evitar el polvo que deja la brisa, puedes optar por hacer una buena limpieza regularmente.

Recuerda que la durabilidad de tu mueble depende del excelente uso y cuidado que tengas, además de tener muy presente las recomendaciones que te hemos dado.

Para mayor información sobre el cuidado de tus salas, consulta aquí el manual de uso y cuidado.

¿Te resultó útil este artículo? 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Compártelo con tus amigos.

WhatsApp
Facebook
Twitter

Cuidar la madera: Mitos y verdades

No dejes que malas costumbres en la limpieza afecten la vida de tus muebles de madera. En este artículo, te contamos cuáles son esos mitos que debes eliminar. 

 

Los muebles de madera han sido, a lo largo de la historia, los favoritos para decorar todo tipo de ambientes. Durante siglos han acompañado a millones de hogares en diferentes culturas, siendo sinómimo de estatus y calidad de vida.

En tantos años de uso, han surgido mitos alrededor del cuidado de la madera que, en ocasiones, terminan afectando la vida y apariencia de los muebles. En Jamar, te contamos cuáles son los principales mitos y verdades acerca de la limpieza de la madera que debes conocer, para que tus muebles tengan larga vida y se conserven en su estado original.

MITO 1

Para limpiar la madera, nada mejor que la mezcla de agua y jabón.

Hay quienes creen que limpiar los muebles con un trapo húmedo con mezcla de agua y jabón es una buena práctica. Ten presente que el agua y la madera son como el agua el aceite… no se gustan!

VERDAD 1

La forma correcta de limpiar es con un paño de microfibra seco. 

Limpia habitualmente la madera con un paño de microfibra seco, para que no se acumule el polvo. Siguiendo este tip de limpieza, logras que la pintura dure más y que el mueble mantenga su brillo original.

MITO 2

Es bueno retirar las manchas de bebidas con papel absorbente

El papel absorbente es comúnmente utilizado para recoger la humedad sobre cualquier superficie. Pero cuando se trata de un mueble de madera, éste no es suficiente para evitar las manchas de bebidas o retirar los derrames sobre tus muebles.

VERDAD 2

El paño de microfibra absorbe toda la humedad

Un paño en microfibra es el ideal para retirar la humedad, ya que éste evita que el líquido penetre la madera. Se recomienda primero retirar el derrame o limpiar la mancha de humedad, para luego aplicar una pequeña cantidad de shampoo Amway Home® en otro paño limpio de microfibra y de manera suave frotarlo sobre el área afectada.

MITO 3

Lustrar o brillar la madera ayuda a la conservación del mueble.

Una creencia muy común es que las capas de lustre utilizadas frecuentemente contribuyen a mantener tus muebles brillantes y duraderos. Lo cierto es que el uso excesivo de éstos productos para el cuidado de la madera puede afectar la pintura y brillo natural.

VERDAD 3

Con el tiempo, el uso excesivo de productos opaca la pintura.

Evita el uso de productos para brillar la madera y otros productos químicos para el cuidado de la misma, ya que a largo plazo, éstos deterioran la apariencia de tu mueble.

En Jamar queremos que disfrutes de tus muebles por muchos años. No olvides tener presente estas recomendaciones. Comparte con tus amigos y familiares este artículo, para que como tú, no hagas caso a mitos errados que puedan afectar la vida de tus muebles de madera.

Te invitamos a cuidar el medio ambiente.

¿Te resultó útil este artículo? 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Compártelo con tus amigos.

WhatsApp
Facebook
Twitter

Aprende a cuidar tu sofá

¿Sabías que sentarte en los brazos del sofá puede acortar la vida útil de tu mueble? Aquí te contamos qué debes hacer y qué debes evitar para que tu sofá no se dañe.

De todos los muebles que hay en casa, después de tu cama, el sofá es el más utilizado. Es donde la familia se reúne a descansar, conversar, ver televisión y hasta de vez en cuando hacer la siesta. Por ser un mueble tan importante para todos, es clave saber cómo está fabricado y cómo utilizarlo de forma adecuada.

El Sofá por dentro

La calidad y durabilidad de un sofá depende de muchos factores, pero sin duda el más importante es el esqueleto o armazón de madera, ya que éste le da forma al sofá y aguanta toda la estructura. En Jamar, utilizamos la mejor madera del mundo, el Roble, para fabricar estas estructuras y garantizar a los clientes un mueble capaz de resistir el paso del tiempo y el uso constante. Toda la madera utilizada para armar el esqueleto pasa por un proceso de secado industrial que evita el contagio de plagas y humedad.

A la estructura en madera se suman las estructuras metálicas que se rellenan con espumas de gran calidad y finalmente se recubren con telas de moda, cuyas características especiales como anti-derrames, anti-inflamables y anti-hongos son cada vez más valoradas por los clientes.

El Buen Uso de tu sofá

Aunque los sofás de Jamar son resistentes y fuertes, existen cuidados especiales que hay que considerar en su uso diario. Sigue estos consejos para siempre mantengas tu sofá como nuevo.

s1

1. UBÍCALO BIEN

Lo primero que debes hacer es buscar la mejor ubicación para tu sofá, teniendo en cuenta que esté alejado de la exposición del sol y sobre una superficie lisa y plana. Si toda la base no está en contacto con el suelo, la estructura puede desajustarse.

s2

2. EVITA EL SOBREPESO

Las salas que fabrica Jamar soportan un peso promedio de 120 kilos por puesto, lo cual corresponde al estándar internacional. Esto significa que cuando dos personas se sientan al tiempo sobre el mismo puesto o butaca, están sobrecargando la estructura del sofá. El sobrepeso prolongado puede afectar tu mueble.

s3

3. SIÉNTATE DONDE ES

Los brazos del sofá y sus espaldares no están fabricados para sentarse ni soportar todo el peso de una persona. Hacer esto daña la estructura interna del mueble.

s4

4. USO SÍ, ABUSO NO

Hay quienes abusan del sofá utilizándolo como escalera o incluso saltando sobre él. El mal uso de tu mueble deteriora la estructura, afecta el tapizado y dañar su diseño. Por muy fuerte que parezca, a tu sofá siempre trátalo con amor.

Del buen uso y cuidado que le des a tu sala, podrás disfrutarla por mucho más tiempo y vivir momentos felices en familia.

¿Te resultó útil este artículo? 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Compártelo con tus amigos.

WhatsApp
Facebook
Twitter

Limpia fácil tu ropero en 3 pasos

¿Sabías que mantener tu ropero limpio y ordenado está directamente relacionado con la felicidad y armonía de tu hogar?
Conoce en 1, 2 y 3… cómo hacerlo!  

Contar con un espacio bien diseñado para guardar tus objetos más valiosos es una sensación maravillosa que contribuye a la paz mental del hogar. Expertos en sicología dicen que un armario o ropero bien organizado contribuye a la armonía de la casa. En Jamar, ofrecemos un amplio surtido de closets y roperos que se destacan por diseños modernos y funcionales, optimizando el espacio y embelleciendo tus ambientes.

Con acabados perfectos, cajones, divisiones y herrajes modernos, los roperos de Jamar son ideales para aquellas personas que valoran mantener todo en orden y aprovechar bien el espacio.

Por la calidad de sus materiales, estos armarios tienen una vida útil larga y garantía de 5 años, siempre y cuando le des un buen uso y lo cuides con amor. Sigue estos pasos y aprende a mantener tu ropero, y de paso tu ropa, como nuevos:

cuiado-ropero-1

1. PRIMER PASO:

Asegúrate de desocupar todo tu ropero y limpiálo con un paño seco de microfibra, removiendo el polvo acumulado de todas las partes y esquinas.

cuiado-ropero-2

2. SEGUNDO PASO:

Humedece ligeramente un paño con agua o alcohol y frótalo sobre el mueble para lograr protección y evitar que pierda su brillo.

cuiado-ropero-3

3. TERCER PASO:

Deja abiertas las puertas y cajones de tu ropero durante 30 minutos. Puedes apoyarte con un abanico para un rápido secado.

¡Y Listo! Así de fácil tendrás un ropero impecable. Te gustó? Comparte este artículo con tus amigos y familiares.

¿Te resultó útil este artículo? 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando…

Compártelo con tus amigos.

WhatsApp
Facebook
Twitter