Las bisagras y los rieles contribuyen al buen funcionamiento de tu mueble

Aunque las bisagras y los rieles son mecanismos casi invisibles y funcionan para articular las piezas del mueble, pueden contribuir a que estos permanezcan en buen estado por mucho más tiempo y garantizar su funcionamiento.

Muchas veces las pequeñas cosas causan grandes diferencias. Tal y como ocurre con la lubricación de las bisagras y los rieles de nuestros muebles, ya que con el tiempo se puede acumular el polvo y la falta de cuidado puede provocar su oxidación, perturbando el buen funcionamiento del mueble y la seguridad de los objetos personales que guardas en él.

  1. Ruidos molestos en las puertas y gavetas de armarios, cómodas y otros muebles con bisagras.
  2.  Dificultad para abrir y cerrar las puertas del mueble.
  3.  Gavetas atascadas, rieles torcidos o en mal estado.
  4. Desprendimiento de la pieza del mueble que se encuentra asegurada a las bisagras.

• La acumulación de polvo en las bisagras o rieles dificulta su movilidad y funcionamiento.

• El contacto con el agua causa que los rieles y bisagras se oxiden. Además de esto, no es recomendable humedecer en general tus muebles de madera. (Lee también: Cuidar la madera: Mitos y verdades)

• Forzar el cierre de la puerta cuando el mueble tiene tantos objetos que se dificulta cerrarlo.

• Forzar la apertura de la puerta más allá de lo que la bisagra lo permite.

• Excederse en el peso de los objetos que se ubican dentro de las gavetas. Recuerda que el peso máximo que soporta una gaveta de una mesa de noche es de 15kg; y que al superar este peso no solo puedes afectar el funcionamiento de los rieles, sino causar que se rompa el fondo de la gaveta.

Evita que el agua entre en contacto con las bisagras o rieles al limpiar tus muebles. (Lee también: Limpia fácil tu ropero en 3 pasos)

Elimina el polvo con un paño seco, para evitar que se acumule en los rieles y bisagras.

Aplica aceite 3 en 1® en los rieles y bisagras de tus muebles al menos cada 3 meses, abriendo y cerrando las puertas y gavetas cuidadosamente para hacer fluir el aceite. Con el proceso de lubricación, crearas una capa que impedirá el contacto de las bisagras y los rieles con las piezas de tu mueble, garantizando su buen funcionamiento.

Evita el uso de solventes abrasivos como thinner o acetona para limpiar las bisagras o los rieles.

Para mayor información sobre el cuidado de tu ropero, consulta aquí el manual de uso y cuidado.

¿Te resultó útil este artículo? 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Compártelo con tus amigos.

WhatsApp
Facebook
Twitter